La conexión entre empresas náuticas, receta para superar la crisis COVID

Bajo el título ‘La industria náutica, un vector azul para la competitividad global de Baleares’, el director técnico de la Fundación Impulsa Baleares y catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), Antoni Riera ha ofrecido un detallado informe de la industria náutica en el archipiélago.

La conferencia se ha desarrollado en el transcurso de la primera de las tres jornadas de Balearic Yacht Show, la primera feria náutica virtual de Baleares que se ha iniciado hoy y que se clausurará este viernes bajo la organización de la Cámara de Comercio de Mallorca y el Balearic Nautic Marine.

Riera ha afirmado que antes de que llegara la pandemia de covid-19, la náutica balear estaba en un momento “apasionante” y ha precisado que el peso específico de la industria náutica en el archipiélago era “superior que en resto de Europa”. “Baleares lo ha hecho muy bien en los últimos diez años”, ha dicho.

“Antes del covid-19, Baleares contaba con 1.742 empresas náuticas, algunas de ellas con gran capacidad exportadora tanto de yates como de velas”, ha afirmado Riera en su conferencia telemática. “Este volumen empresarial suponía el 14,7% de la industria balear y daba trabajo a 7.066 empleados”, ha puntualizado.

Antes de la llegada del covid-19, Riera ha recordado que la empresa náutica balear había pasado de dar trabajo a 4.750 personas a, en diez años, emplear a 7.066. “Nuestra empresa náutica había ido sumando muchos emprendedores y un gran número de actores regionales”, ha insistido.

Ahora, en tiempos de pandemia, Antoni Riera recomienda “vinculación y conectividad” entre las empresas del sector para reflotar los negocios. “Debemos conseguir una conexión estrecha entre los actores de la industria náutica”, ha afirmado. “No debemos olvidar tampoco que el turismo pivota en torno al mar”, ha recalcado.

El catedrático de la UIB ha admitido que la pandemia de coronavirus “ha hecho daño” al sector náutico. “Ha destruido tejido empresarial y ha destruido empleo, ciertamente, pero creo que estamos capacitados para, en 2021, darle la vuelta a eso con una respuesta basada en la conexión entre empresas”, ha reiterado.

Un sector dinámico como el de la náutica, que había crecido un 37% en los últimos 10 años, debe tener capacidad de reacción”. “Para salir adelante, es necesario poner el azul por delante, conservar el mar en buen estado de salud y activar palancas”, ha aseverado el catedrático.

Dirigiéndose a las administraciones públicas, Riera ha pedido que los organismos competentes consideren a las empresas náuticas un sector dinámico y cambiante y que, a poder ser, hagan políticas “como una especie traje a medida” para cada caso, debido a la diversidad de modalidades que engloba el ramo.

Nuestra web utiliza cookies. Al utilizar nuestra web, consideramos que aceptas su uso, según nuestra política de cookies.

Aceptar Más Información