Un buen momento para los superyates

Martin Redmayne, presidente de Superyacht Group, se muestra optimista sobre la evolución de este mercado durante su intervención Balearic Yacht Show

“Soy absolutamente optimista sobre el futuro del sector de los superyates por la simple razón de que hoy en día tenemos un perfil más alto del que hemos tenido hasta ahora”. Así de positivo se ha mostrado Martin Redmayne, presidente de Superyacht Group, en la que ha sido la primera ponencia del Balearic Yacht Show, el primer salón náutico virtual de Baleares en el que desde hoy y hasta el próximo viernes 20 de noviembre se reúnen más de un centenar de entidades ligadas al mundo de la náutica.

El acto de inauguración del Balearic Yacht Show presentado por los presidentes de Cámara de Comercio de Mallorca y del Balearic Marine Cluster, Antoni Mercant y Antoni Salom, ha contado también con la presencia del Juan Pedro Yllanes, vicepresidente del Govern de les Illes Balears, quien ha destacado el papel de Balearic Marine Cluster como dinamizador de la náutica en Baleares, un sector con un alto grado de especialización y un alto componente industrial.

Juan Carlos Plaza, director de la Autoritat Portuària de les Illes Balears, por su parte, ha señalado que este salón virtual servirá para aunar esfuerzo y demostrar la fortaleza del sector náutico.

Un salón online en el que se puede encontrar tours 360 por embarcaciones, un centenar de empresas de la industria náutica con los que conectar y realizar reuniones en directo y más de 40 conferencias relacionadas con el sector náutico.

Redmayne, con la ponencia titulada “Evolución y principales cifras del sector náutico a nivel internacional”, ha repasado las cifras de los yates de más de 30 metros construidos a lo largo de los últimos 30 años señalando una “curva alcista que nos sitúa en un momento clave”.

Según los números expuestos por Redmayne, desde 1990 se han construido más de 4.400 superyates en el mundo y se estima que en 2030 habrá una flora activa de 6.500 yates de más de 30 metros. “Son datos que nos hacen pensar en un futuro brillante, pero debemos hacer un cambio en el cómo presentamos este sector y cómo lo vendemos”, ha dicho.

Viendo la evolución de los mercados y el efecto que ha tenido la pandemia de la Covid-19 en ellos, Redmayne apuesta por “un verano 2021 muy ajetreado para el mundo del charter” y dice que “los superyates se están convirtiendo en una burbuja segura en la que disfrutar de unas vacaciones alejados de las urbes o de los grandes resorts”.

También ha destacado que “la industria del yachting se ha convertido en algo interesante para los grandes inversores”, que ven oportunidades de negocio a largo plazo y empiezan a entender este segmento de la náutica como algo más que solo la construcción de grandes embarcaciones. Redmayne ve un "futuro brillante" que pasa por la reorientación del sector hacia los servicios post venta y el refit de los barcos.

"Ahora mismo quien remodela su barco lo hace a última hora, sería interesante enseñar a los propietarios las ventajas de ir actualizando y cuidando el barco de forma periódica, hecho que también ayudaría a las marinas y astilleros a organizarse mejor y poder ofrecer mejores servicios".

Para mantener las buenas previsiones de crecimiento del sector, el presidente de Superyacht Group cree que es crucial “educar mejor a nuestros futuros compradores” así como a los trabajadores de la industria, “unos trabajadores a los que tenemos que cuidar más y formar mejor”. Asimismo, Redmayne ha hecho hincapié en la necesidad de apostar por una industria más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. “Un barco que para navegar a 30 nudos gasta una gran cantidad de gasolina no es atractivo para la nueva generación de potenciales compradores, una generación más concienciada con la necesidad de cuidar nuestro planeta”.

Aun así, el británico ha reconocido que “la industria se está tomando este tema muy enserio” pero ha asegurado que “falta más transparencia y saber mostrar qué se está haciendo para que el mundo del superyate sea más sostenible”.

Por último, Redmayne ha urgido a las instituciones a posicionarse al lado de las industrias náuticas. “Un superyate no es el juguete de un multimillonario; tenemos que cambiar esa perspectiva y explicar a los gobiernos que esta industria tiene un valor añadido”.

Nuestra web utiliza cookies. Al utilizar nuestra web, consideramos que aceptas su uso, según nuestra política de cookies.

Aceptar Más Información